Posts tagged ‘recipes’

Calabacines rellenos

Esta semana he vuelto a inspirarme. No sé si por lo de cumplir años o si por el tema de que, con ello, se acaba el infierno astral, pero la cosa es que ayer fui al mercado. Hacía por lo menos unos 3 meses que yo no iba a uno (por si os preguntáis, las compras la hacía mi hermana o entonces yo pedía algo de comida rápida por teléfono).

Mientras estaba allí, oliendo a las verduras fresquitas, reencontrándome con todos estos quesos y carnes y pescados y frutas… Pues fui acordándome de algunas recetas y terminé comprándome lo suficiente para volver a preparar algunas de mis favoritas. Por lo menos durante esta semana.

Así que hoy, después de un día bastante duro en el trabajo y de mi maravillosa sesión de terapia (thanks God it is monday!), llegué a casa con ganas de cocina! Me tomé una ducha calentita, me puse una ropita cómoda y fresquita (no sabéis el calor que hace en esta ciudad ultimamente…), me puse algo de Bjork para escuchar y manos a la obra!

Cena de hoy: calabacines rellenos con crema de salmón ahumado


Creo que la última vez que preparé esta receta fue para la fiesta de mi cumpleaños de hace….3 años! Y aparte de que está riquísima, me gusta porque es super sencilla, así que ideal para cuando llegas del trabajo cansadita y quieres algo rico y rápido!

Ahí va:

Para dos personas, yo usé:

1 calabacín mediano

150gr de salmón ahumado

200gr de cream cheese

hierbas fresquitas (yo usé cilantro y cebollino)

sal y pimienta negra

1) Cortas los calabacines en lonchas no muy finas y los sazonas con sal y pimienta

2) Luego las pones en una plancha o sartén hasta que estén blanditas y doraditas y luego deja a que se enfríen un poco

3) Mientras, cortas el salmón picadito y lo mezclas con el cream cheese y las hierbas frescas.  Muevelos hasta que se haga una cremita

4) Cuando los calabacines estés frios como para manusearlos, echales un poco de la crema encima y luego los va enrollando

Y listo! A ver si os gusta tanto como a mí 😉

Advertisements

11/10/2011 at 2:14 1 comment

Just a little bit of quinoa …

This morning I woke up with a craving for a delicious healthy breakfast.  I flipped through a sports magazine I bought some time ago, and came across this recipe for breakfast with quinoa. Fifteen minutes later, I had my quinoa already on low fire.  As I was waiting the 20 minutes recommended cooking time, I started browsing online for quinoa recipes.  I also had to search whether I should have rinsed the quinoa before I started cooking it.  After reading a couple of articles on how important it is to clean the quinoa, due to a chemical used to keep birds away from the crop, I decided to throw away what I already had in the pot, and start from scratch.

In the meantime, I came across some interesting recipes with quinoa.  In particular, I am really happy I came across this really nice blog through this recipe.  Reading the author´s description of quinoa makes you want to have quinoa for breakfast everyday.  The blog is also great for anyone who wants to include more cereals, grains and beans to their diet.

My little research on quinoa also brought me to this book ChefMD’s Big Book of Culinary Medicine: A Food Lover’s Road Map To Losing Weight, Preventing Disease, Getting Really Healthy, which is already in my Amazon basket.  In this book, Dr John La Puma explores the food we should keep in our pantry, as a way of preventing us opting for medicine from our medicine chest.

Going back to my delicous healthy breakfast: as soon as the quinoa was ready (mine took less than 20 minutes), I let it cool slightly.  In the meantime, I chopped some lovely strawberries and some blackberries and mixed them with the quinoa.  To my liking, the mixture looked slightly dry, so I added two tablespoons of Greek yoghurt and a teaspoon of blackberries marmalade.  Finally, some chopped walnuts and voilá.  The result: delicious healthy breakfast and a day full of energy.

18/04/2011 at 23:18 Leave a comment

Inspiración

Mina como siempre inspirándome. No más leer su post y me han vuelto las ganas de cocinar! Cocinar mucho, durante todo un día. Con calma, escuchando una buena música mientras me tomo una copa de vino. Hacía mucho que no lo hacía… Y, por supuesto, invitar a los amigos. A los nuevos amigos que, poco a poco, voy conociendo.

Así que lo hice. Elegí un menu sencillo: la tan famosa receta de pollo asado que aprendí en el libro “Ministry of Food” de Jamie Oliver. De entrante, una mesa con quesos, panecillos y un paté de roquefort con marmelada de frambuesa, como el que solía comer cuando íbamos a “Los Coloniales” en Sevilla. Vale, este último ha sido más bien un regalo a mi misma, aunque al final a la gente le gustó bastante la mezcla del salado con el dulce.

Mi hermana lleva meses pidiéndome que le pase la receta del pollo y lo más gracioso es que es super sencilla. Bueno, ya lo sabéis: yo a cada vez la cambio un poco, la adapto, pero al final lo importante es que se mantenga la esencia de la receta.

Y ésta va basicamente de usar muchas hierbas frescas, con un toque de lima. La base del asado es coger verduras, las que quieras, lavarlas bien y cortarlas en trozos medianos. Con la piel y todo. Yo suelo usar patatas, zanahorias, cebollas y tomatitos cereza. Además, unos dientes de ajo enteros, con su piel, todo. Los pones todos en un cacharro de estos de horno, les sazona un poco, les riegas con un poco de aceite de oliva y algo de hiebas frescas picadas. Las que quieras, pero asegúrate de que no falta romero, porque es lo que le da el puntito de sabor.

foto de la página de Jamie Oliver

Bueno, en la receta original, Jamie coge un pollo ya limpio, lo sazona bien y le friega bastante aceite de oliva por todo el cuerpo. A la lima, la pincha un poco con un tenedor,  la mete en el microondas unos 30 segunditos y, junto con las hierbas (que no se te olvide el romero), la mete en el pollo. Al final, pone el pollo sobre las verduras y después todo al horno. Eso sí,  hay que esperar como unas 2 horas para que esté listo. Claro, todo depende del horno que tengas. Mi madre, a quien le enseñé la receta, intentó prepararlo el otro día y, como no tenía lima, lo probó con una naranja. Tengo que confesaros que le ha quedado divino!

Cuando quiero cocinar para menos gente, o cuando no tengo un pollo entero, lo que hago es que cojo muslos grandes y lo hago todo practicamente igual. Pero, en lugar de merter la lima en el pollo, como no hay manera, pues la troceo y, entre la capa de verdura y el pollo, pongo un trocito de la lima con un puñadito de hierbas. Hombre, no es lo mismo, pero al final sabe bastante bien! Y tarda mucho menos también.

De hecho, hacerlo así es bastante práctico si por ejemplo trabajas todo el día como yo. Un domingo por la noche, que estés tranquilita en casa, lo dejas todo montado en el cacharro, crudo. Lo tapas con un papel plástico y, el lunes, cuando llegues del curro cansada, enciendes el horno para que se caliente un poco, quitas el plástico y metes el pollo allí. Mientras te pegas una ducha tranquilita, la comida se hace. Al cabo de unos 40 minutos más o menos, ya tienes tu cena lista, rica y sana. A que es genial?

20/11/2010 at 2:19 3 comments

Pasta con Camembert Asado by Jamie

Ando tan liada ultimamente que ni siquiera tengo tiempo para cocinar con tranquilidad como me gusta, ¿os lo podéis creer?  Pues nada, para épocas como esta nada mejor que una buena receta de pasta rápida y sencilla, pero riquísima.

Así que hoy os hablaré sobre esta receta de pasta con camembert asado que encontré en el libro “Escuela de Cocina” del siempre inspirador Jamie.  Con ello, Jamie pretende incentivar a la gente que nunca ha cocinado, o que cree que no va a lograr hacerlo, a intentarlo. Además, este libro tiene la curiosidad de ser la principal herramienta del movimiento alimetario “Jamie´s Ministry of Food” , (traducido aqui como Pásalo), en el que  busca recrear la antigua costumbre de la trasmisión de recetas, incentivando a la gente a que cocine y, consecuentemente, coma más sano.

Basicamente, lo que él propone es que aprendamos al menos una receta de cada capítulo en casa y, una vez dominadas las recetas, se las enseñemos a por lo menos otras dos personas.

Pues nada, guapo. Aquí voy yo con mi primera contribución al movimiento. Espero que os apuntéis y que luego os la repaséis también. Buen apetito!

Ingredientes:

1 cajita de queso camembert de 250g

2 dientes de ajo

1 ramita de romero fresco

Sal y pimienta negra

Aceite de oliva virgen extra

100g de queso parmesano

400g de pasta (yo he hecho con estas pastas frescas que compras en los super y me han salido genial!)

150g de espinacas frescas

Como lo he hecho:

Saqué el queso de la cajita, le quité la envoltura y le recorté un círculo en la cara superior dela corteza (esta capita la tiras, que al final no sirve. Por eso lo mejor es quitar con cuidadito para no perder mucho del queso mismo). Después, sobre el queso abierto, metí los dientes de ajo pelados y muy muy picaditos, un poco de pimienta negra, lo riegué con un poco de aceite de oliva y cogí las hojitas del ramo de romero y las eché por encima, aprietándoles un poco para que quedara todo hundido en el queso.

Bueno, lo ideal seria meter el queso en el horno utilizando la base de la cajita de madera, pero como mi cajita era de cartón, pues le hice una base con papel aluminio. Metes el queso en el horno precalentado hasta que esté dorado y fundido.

Mientras, hice la pasta. Cuando la pasta estaba ya cocida, eché a la cazuela las espinacas porque estas se hacen en 10 segunditos. Así que cuando estaba todo listo, les escurrí todo junto sobre un cuenco y reservé un poco del água. Los volví a meter en la cazuela, esperé a que se ablandaran un poco y les eché un chorito de aceite y el queso parmesano rallado.  Si queda muy seco o denso, puedes usar un poco del água que has reservado para aligerarla un poco.  Sazoné con sal y pimienta.

Ahora, para servir, eché un poco del queso camembert por encima.


Translation:

I’ve been so busy lately that I have not had even time to cook quietly, as I like. Can you believe it? Well, for times like this there is nothing like a fast, simple, but delicious recipe for pasta.

So today I will talk about this recipe for pasta with grilled camembert I found in the book “Ministry of Food”, of the always inspiring Jamie. With that, Jamie intended to encourage people who have never cooked, or that believes will not make it, to try. Furthermore, this book has the curiosity to be the main tool of the movement “Jamie’s Ministry of Food”, which seeks to recreate the ancient custom of transmission of recipes by encouraging people to cook and, consequently, eat healthier.

Basically, what he suggests is that we learn at least one recipe from each chapter at home and, once mastered the recipes, be taught at least two other people.

So, here I go, honey, with my first contribution to the movement. I hope you learn it and then you pass along as well. Good appetite!

Ingredients:

1 box of camembert cheese 250g

2 cloves garlic

1 sprig fresh rosemary

Salt and pepper

Extra virgin olive oil

100g Parmesan cheese

400g pasta (I have done with these fresh pasta you buy at the supermarket and it was great!)

150g fresh spinach

How I have done it:

I took the cheese of the box, removed the jacket and cut out a circle in the upper crust (this bark you throw it, because it serves no purpose. So it’s best to be careful while doing it for not to lose some of the cheese itself). Then opened the cheese, I put the garlic cloves peeled and minced very well, a little of black pepper, water it with a little olive oil and took the leaves of the rosemary branch and threw it over squeeze a little to make it all sunk in the cheese.

Well, the ideal would be to the cheese in the oven using the bottom of the wooden box, but since my box was made of cardboard, I made a base with foil. You put the cheese in preheated oven until it gets golden and melted.

Meanwhile, I made the pasta. When the pasta was already cooked, I threw the spinach to the pan because these are made in 10 seconds. So when everything was ready, I slipped it all together over a bowl and reserve a little water. Then again put it back into the pot, waited for it to soften a little and took a mussel oil and Parmesan cheese. If it is too dry or thick, you can use the water you have reserved to lighten a bit. Finished with salt and pepper.

Now, to serve, I put a bit of the camembert cheese on the top.


28/05/2010 at 15:51 2 comments

Camarão

No he podido resistirme. Pero es que con estos mercados que habían allí, estas cosas tan frescas, estos pescados recién salidos del mar y esta casa con esta cocina TAN enorme que prácticamente me gritaba: cocina aquí! Al final, he cocinado durante nuestras vacaciones.

Ya os contamos de esta maravillosa Taska que descubrimos en nuestra primera noche allí y los mariscos maravillosos que probamos. Pues entre ellos había unos enormes “camarões” (gambones) que nos volvieron locos a los 4. Así que al día siguiente, mientras paseábamos por el mercado local, he comprado gambones frescos y una vez más me he atrevido a intentar imitar una receta.

No os voy a mentir: no me ha salido igual. En realidad, desde mi punto de vista, no tenían absolutamente nada que ver con lo que comimos en la Taska. Pero, el público local (Rubina y los chicos) lo ha votado como los mejores gambones que hemos comido por allí. A mí me parece un poco exagerado pero como me lo pidió Rubina y con fotos del paso a paso sacadas por ella misma mientras experimentaba en la cocina, me arriesgaré a pasaros la “receta”.

Unos 250g de gambones crudos, con piel, cabeza, patas… jejje

Un puñado de cilantro picadito en trocitos

Unos 2 dientes de ajo grandes troceados muy pequeñitos (aquí no hay machacador..)

Aceite de oliva

1 copa de vino blanco

Primero lavé y sequé bien las gambas con papel de cocina. Tengo manía de lavarlo todo, así que allá tu. Después, puse una sartén de estas grandes antiadherentes, pesadas, al fuego y dejé que se calentara bastante. Enseguida, le eché un poco de aceite de oliva (a mi particularmente me gusta cocinar con poco aceite, así que podría decir que usé como unas 2 cucharas) y los gambones. Los sazoné y los freí por los dos lados, cuidando de removerlos para que no soltaran agua hasta que estaban doraditos por las dos caras (unos 4 minutos en total).

Los separé en un plato cubierto con papel de cocina para que el exceso de aceite saliera.  Y, en la misma sartén eché otra vez un poco más de aceite y freí el ajo. Cuando estaba doradito, eché otra vez las gambas, el cilantro y el vino por encima.

Dejé un par de minutitos para que cogiera el sabor pero sin que se cocinara los gambones y los saqué.

No es muy difícil en realidad, así que intentadlo y ya me diréis qué os pareció. ;0)

Translation:

I could not resist. But in these markets we found there, the freshness of things, the fresh fish straight from the sea and this house with such an enormous kitchen almost pleading: please cook here! In the end, I cooked during our holidays.

We told you about this wonderful Taska we discovered on our first night there and the wonderful seafood that we tried. For among them was a huge “camarões” (prawns) that made the 4 of us totally crazy. So the next day, while walking through the local market, I bought fresh shrimps and once again I have dared to try to copy a recipe.

I am not going to lie: I have not gone well. In fact, from my point of view, they had absolutely nothing to do with what we ate at the Taska. But local audiences (Rubina and the boys) has voted as the best prawns we have eaten there. To me it seems a bit exaggerated but as I have been asked by Rubina and with these “step by step”  photos taken by her while I was experimenting in the kitchen, I venture to pass you my “recipe.”

Some 250g of raw prawns, with skin, head, legs, everything … jejje

A handful of chopped cilantro

About 2 large cloves garlic chopped very tiny (there was no masher in there..)

Olive oil

1 cup of white wine

First I washed them and then dried them with paper towels. I have habit of washing everything, so it is up to you. Then I put one of these large heavy nonstick  pan on fire and let it warm up enough. Next, I poured a little olive oil (I especially like to cook with little oil, so you could say that I used as about 2 tablespoons). Seasonings and fried on both sides, being careful not to remove water released until they were golden brown on both sides (about 4 minutes total).

The separated on a plate lined with paper towels so that excess oil out. And in the same pan again threw a little more oil and fried garlic. When I was golden brown, again threw the shrimp, cilantro and wine on top. I left a couple of little minutes for him to take the taste but without the prawns and cook took.

It is not very difficult in reality, so try it and you tell me what you thought. , 0)

14/04/2010 at 17:00 7 comments


Recent Posts

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 8 other followers