Archive for November, 2010

Inspiración

Mina como siempre inspirándome. No más leer su post y me han vuelto las ganas de cocinar! Cocinar mucho, durante todo un día. Con calma, escuchando una buena música mientras me tomo una copa de vino. Hacía mucho que no lo hacía… Y, por supuesto, invitar a los amigos. A los nuevos amigos que, poco a poco, voy conociendo.

Así que lo hice. Elegí un menu sencillo: la tan famosa receta de pollo asado que aprendí en el libro “Ministry of Food” de Jamie Oliver. De entrante, una mesa con quesos, panecillos y un paté de roquefort con marmelada de frambuesa, como el que solía comer cuando íbamos a “Los Coloniales” en Sevilla. Vale, este último ha sido más bien un regalo a mi misma, aunque al final a la gente le gustó bastante la mezcla del salado con el dulce.

Mi hermana lleva meses pidiéndome que le pase la receta del pollo y lo más gracioso es que es super sencilla. Bueno, ya lo sabéis: yo a cada vez la cambio un poco, la adapto, pero al final lo importante es que se mantenga la esencia de la receta.

Y ésta va basicamente de usar muchas hierbas frescas, con un toque de lima. La base del asado es coger verduras, las que quieras, lavarlas bien y cortarlas en trozos medianos. Con la piel y todo. Yo suelo usar patatas, zanahorias, cebollas y tomatitos cereza. Además, unos dientes de ajo enteros, con su piel, todo. Los pones todos en un cacharro de estos de horno, les sazona un poco, les riegas con un poco de aceite de oliva y algo de hiebas frescas picadas. Las que quieras, pero asegúrate de que no falta romero, porque es lo que le da el puntito de sabor.

foto de la página de Jamie Oliver

Bueno, en la receta original, Jamie coge un pollo ya limpio, lo sazona bien y le friega bastante aceite de oliva por todo el cuerpo. A la lima, la pincha un poco con un tenedor,  la mete en el microondas unos 30 segunditos y, junto con las hierbas (que no se te olvide el romero), la mete en el pollo. Al final, pone el pollo sobre las verduras y después todo al horno. Eso sí,  hay que esperar como unas 2 horas para que esté listo. Claro, todo depende del horno que tengas. Mi madre, a quien le enseñé la receta, intentó prepararlo el otro día y, como no tenía lima, lo probó con una naranja. Tengo que confesaros que le ha quedado divino!

Cuando quiero cocinar para menos gente, o cuando no tengo un pollo entero, lo que hago es que cojo muslos grandes y lo hago todo practicamente igual. Pero, en lugar de merter la lima en el pollo, como no hay manera, pues la troceo y, entre la capa de verdura y el pollo, pongo un trocito de la lima con un puñadito de hierbas. Hombre, no es lo mismo, pero al final sabe bastante bien! Y tarda mucho menos también.

De hecho, hacerlo así es bastante práctico si por ejemplo trabajas todo el día como yo. Un domingo por la noche, que estés tranquilita en casa, lo dejas todo montado en el cacharro, crudo. Lo tapas con un papel plástico y, el lunes, cuando llegues del curro cansada, enciendes el horno para que se caliente un poco, quitas el plástico y metes el pollo allí. Mientras te pegas una ducha tranquilita, la comida se hace. Al cabo de unos 40 minutos más o menos, ya tienes tu cena lista, rica y sana. A que es genial?

20/11/2010 at 2:19 3 comments

Sushi for beginners

Cooking on a friday evening may not be the most exciting ways of spending the last day of a working week.  But if you involve friends, an excellent chef, a theatrical house and the opportunity of inviting somebody to flaunt your culinary result, then we are talking about something different.

7pm: Triana.  At a striking red door, I am greeted by F., the guy organising the event and A. our Japanese teacher.  On a huge blackboard, A. writes my name along with the other chefs and reads out the menu (written in Japanese) of the evening. The other people, ahem chefs of the evenings, are already waiting in the patio. 

Aprons on and the cooking starts.

This is no ordinary cooking class. Preparing a meal in a kitchen decorated by F. is an event in itself.  Beautiful wired sculptures, cinema seating, folded forks decorating the wall and in the middle of the kitchen, six people, two Spanish, two Italians, one Japanese and a Maltese prepare a Japanese meal. 

Cooking with A. is a gastronomical trip to a fascinating culture. Her instructions on how to prepare the rice, wash it, fan it and roll it are meticulous. Professional sushi chefs not only take 10 years to become professional chefs, but spend three years fanning rice!  I did my five minutes share and I can assure you, it is more tiring than the swimming technique classes by el Mister.  

All measurements have to be precise. Vegetables chopped in the right size.  Not one grain of rice should to be thrown away.  As A´s grandparents reminded her when she was young, it is an act of respect for the farmers.  A´s instructions are easy to follow and by the end of the class, everyone is proud of two maki rolls, sushi salad, a shabu-shabu salad and all the accompanying sauces.

10pm – Guests arrive.  Until the food is prepared, we (the chefs) are not allowed to enter the dining space.  Aprons off and we head to the dining room prepared by F.  The atmosphere in the room is warm and theatrical. Dim lights, candles on table and the colourful food is placed in front of the guests. Everyone is impressed. The sushi-maki are delicious and it is impossible to tell that they are prepared by complete amateurs. 

By the end of the evening, I was exhausted but I could not refuse F´s invite to have a look around the house.  La Casa, a three-floor house conceptualised to host cultural events is a nothing like I have seen in Seville.  With a mini-cinema, interactive decoration and its multi-functional rooms, it is a breath of fresh air for traditional Seville. 

Needless to say, if you are looking for an alternative night out, La Casa is the place.  Watch out for upcoming events on Facebook or their blog.

Traducion:

Cocinar un viernes por la noche puede no ser la manera más divertida de pasar el último día de una semana laboral. Pero si se le añade amigos, un chef excelente, una casa teatral y, por si eso no fuera suficiente, la opción de invitar a alguien a hacer alarde de tu resultado culinario, entonces estamos hablando de algo diferente.

19:00: Triana. Tras una puerta de color rojo llamativo, me da la bienvenida F., el organizador del evento y A., nuestra maestra japonesa. En una pizarra enorme, A. escribió mi nombre junto con el de los otros cocineros y explicó el menú (escrito en japonés) que se iba a preparar. Las otras personas, también conocidas como los cocineros de la noche, ya estaban esperando en el patio. Delantales de cocina y empezamos.

Esta no es una clase de cocina cualquiera. Cocinar en una cocina decorada por F. es ya un acontecimiento en sí mismo. Las esculturas de cable, los asientos de cine, los tenedores doblados a modo de decoración en la pared y en medio de la cocina estamos preparando una comida japonesa.

Cocinar con A. es un viaje de ida y vuelta a una cultura fascinante. Sus instrucciones sobre cómo preparar el arroz, lavarlo, ventilarlo y enrollarlo son meticulosas. Los cocineros de sushi profesionales no sólo tardan 10 años en convertirse en profesionales, sino que pasan tres años solo abanicándolo! Yo lo hice durante cinco minutos y os puedo asegurar que cansa más que las clases particulares de técnica de natación del Mister.

Todas las medidas tienen que ser al pie de la letra. Las verduras tienen que estar cortadas al tamaño adecuado. Ni siquiera un grano de arroz debe ser desechado. Como los abuelos de A. le recordaban cuando ella era joven, es una forma de mostrar respeto por los agricultores. Las instrucciones son fáciles de seguir y al final de la clase, todo el mundo se siente orgulloso de dos rollos de maki, ensalada de sushi, otra shabu-shabu y todas las salsas de acompañamiento.

22:00 – Llegada de los invitados. Hasta que la comida no esta preparada, a nosotros (los chefs) no se les permite entrar en el espacio de comedor. Delantales fuera, nos dirigimos al comedor decorado por F. La atmósfera en la sala es acogedora y teatral. Luces tenues, velas de colores y la comida se coloca sobre la mesa. Todo el mundo está impresionado. El sushi-maki es delicioso y es imposible decir que está preparado por los principiantes.

Al final de la noche estaba agotada, pero no podía rechazar la invitación de F. a echar un vistazo por la casa. De tres plantas y conceptualizada para acoger eventos culturales, no tiene nada que ver con nada de lo que he visto antes. Con un mini-cine, la decoración interactiva y salas multifuncionales, es un soplo de aire fresco para la tradicional Sevilla.

No es necesario decir que si buscáis una noche alternativa, esta Casa es el sitio. Investiga en Facebook o en su blog los próximos eventos.





02/11/2010 at 19:38 2 comments


Recent Posts

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 9 other followers